Washington DC: Museo Conmemorativo del Holocausto

Sello de Alemania (1992) Martin Niemöller

«Cuando los nazis vinieron a buscar a los comunistas,
guardé silencio, porque yo no era comunista.
Cuando encarcelaron a los socialdemócratas,
guardé silencio, porque yo no era socialdemócrata.
Cuando vinieron a buscar a los sindicalistas,
no protesté, porque yo no era sindicalista.
Cuando vinieron a por los judíos,
no pronuncié palabra, porque yo no era judío.
Cuando finalmente vinieron a por mí,
no había nadie más que pudiera protestar.»             
Martin Niemöller (pastor luterano alemán)

El Holocausto fue la persecución y el asesinato sistemático burocráticamente organizado de aproximadamente 6.000.000 de judíos por el gobierno nazi y sus colaboradores. “Holocausto” es una palabra de origen griega, que significa “sacrificio por fuego.”

Los nazis, que tomaron el poder en Alemania en enero de 1933, creían que los alemanes eran una “raza superior” y que los judíos, considerados “inferiores”, no merecían vivir. Durante el Holocausto, los nazis también tuvieron en su punto de mira a otros grupos por diferentes “razones”:

  • “Inferioridad racial”: gitanos, discapacitados y algunos grupos eslavos como los polacos, rusos…
  • Orientación sexual: homosexuales, lesbianas, prostitutas…
  • Razones políticas: comunistas, socialistas…
  • Razones religiosas: Bibelforscher (como se conocía a los Testigos de Jehová), los únicos religiosos que recibieron un distintivo como grupo: un triángulo púrpura.

Distintivos nazis

Los nazis instauraron en los campos de concentración y exterminio un sistema de marcaje que pudiera identificar rápidamente a los prisioneros y consistía, entre otras marcas:

  • Coser en la ropa del prisionero un triángulo de tela invertido de diferente color para “clasificar” a los diferentes grupos de prisioneros. Si además se era judío –considerándose como tal cualquier ascendencia judía-, debajo del triángulo invertido de color amarillo se había colocado otro triángulo amarillo en posición normal, con lo cual se formaba una estrella de 6 puntas, como la Estrella de David.
  • Además de los colores, se incluían una letra en el centro para indicar la nacionalidad: S (españoles), F (franceses), B (belgas), P (polacos), etc.
  • Número de prisionero.
  • Brazalete marrón para presos especiales.

Al haber muchas combinaciones, el preso podía tener 2 marcas, como mínimo, y podían superar los 6 distintivos. Asimismo, los prisioneros llegaron a estar mejor o peor conceptuados entre los guardias SS y los prisioneros, lo que condicionó de algún modo sus posibilidades de sobrevivir:

Triángulo púrpura (Bibelfoscher): Peter Straub, presidente del Parlamento Regional de Baden-Württember, expresó en el discurso de conmemoración de 2003 –cada 27 de enero se lleva a cabo en memoria de las víctimas del III Reich-, que “los testigos de Jehová fueron la única religión que rehusó rotundamente acceder a las demandas del régimen de Hitler. No levantaban la mano para realizar el saludo hitleriano; se negaban a jurar lealtad al ‘Führer y al Estado’, y tampoco prestaban el servicio militar ni trabajaban en el ejército. Sus hijos no se afiliaron a las Juventudes Hitlerianas.” Y posteriormente añadió: “Los testigos de Jehová, que tenían que llevar un triángulo púrpura en sus uniformes en los campos de concentración, eran los únicos que podían haber puesto fin a su sufrimiento. Bastaba con que firmaran una declaración en la que renegaban de su fe.”

Debido a esa fortaleza, las autoridades de los campos consideraban que los Testigos de Jehová eran relativamente confiables, ya que se negaban a escapar y no ofrecían resistencia a los guardias. Por esta razón, los oficiales y guardias de campo nazis utilizaban generalmente a los Testigos como empleados domésticos.

Triángulo rojo (prisioneros políticos): Eran muy respetados por el resto de reclusos. Este grupo junto con el de los “comunes” fueron utilizados como Kapos. Ser Kapo significaba un trabajo más liviano físicamente que consistía en vigilar a los demás presos, por lo que también recibían más privilegios que el resto de los presos normales: mayores libertades, un recorte en el cumplimiento de su pena o la libertad condicional. A menudo eran tan brutales como los propios guardias SS, y se dejaban sobornar con oro, cigarrillos o alimento.

Triángulo verde (presos comunes): muchas veces también eran empleados por los SS como Kapos.

Estrella amarilla de 6 puntas (judíos): Eran despreciados y recibían, en muchas ocasiones, maltrato por parte de otros presos. Miles de judíos tuvieron la oportunidad de desempeñar el papel de Kapos, también conocidos por los demás internos como “Policía Judía”, los cuales estaban encargados de ayudar a las SS en la vigilancia del resto de los internos y en tareas administrativas, como el reparto de alimentos, medicamentos, ropas, entre otras.

Triángulo negro (asociales): eran especialmente despreciados.

Triángulo rosa (homosexuales varones): Estaban en el punto más bajo en el escalafón de los presos, siendo de los más maltratados y vejados por los demás reclusos.

Los nazis creían que los homosexuales eran hombres débiles y afeminados que no podían luchar por la nación alemana. Los veían como gente que no produciría hijos y no contribuiría a aumentar la tasa de natalidad alemana.

El jefe de las SS, Heinrich Himmler dirigió la persecución en aumento de los homosexuales en el III Reich. Las lesbianas no se consideraban una amenaza a las políticas raciales de los nazis y en general no fueron objeto de persecución. Asimismo, los nazis en general no tenían como blanco los homosexuales no alemanes, salvo cuando eran activos con parejas alemanas. En la mayoría de los casos, los nazis estaban preparados a aceptar los ex homosexuales a la “comunidad racial” con la condición que se hicieran “racialmente conscientes” y abandonaran su estilo de vida.

Algunos nazis creían que la homosexualidad era una enfermedad que podía ser curada, y. diseñaron políticas para “curar” a los homosexuales de su “enfermedad” a través de la humillación y el trabajo duro. Los guardias se burlaban de los prisioneros homosexuales y los pegaban al llegar al campo, muchas veces separándolos de otros prisioneros.

El resultado de este genocidio es escalofriantes. Estas son algunas cifras (según el Museo Yah Vashem de Jerusalén):

cifras

Holocausto judío

Para los estudiantes y cualquiera que desee conocer más de este tema, su página web (www.ushmm.org/es) está organizada por tema, y contiene texto, fotografías históricas, mapas, imágenes de objetos históricos, y materiales audiovisuales para presentar una visión general del Holocausto.

Sala del Recuerdo

logo-Museo del Holocausto(J.A.T.)

Agradecimiento por la información y fotos: www.ushmm.org/es  –  www.yadvashem.org –  

Foto cabecera: Albert Herring, CC BY 3.0

Esperamos que haya sido de su agrado el artículo:

Washington DC: Museo Conmemorativo del Holocausto