LAS TRES IDENTIDADES DE VIVENCIO CERÓN.

A Vivencio Cerón jamás se le hizo un diagnóstico, pero nació autista.

Tal vez su autismo fuese moderado pero, por fortuna, tuvo a su lado a una persona que –pese a sus rutinas autistas, comportamientos repetitivos y dificultad para relacionarse y comunicarse con otros, –, supo abrirle la puerta a la unicidad de sus tres identidades al revelarle un oscuro y dramático secreto enraizado en su ascendencia familiar.

Con todo, al límite de su tensión interna y de la pulsión de sus tres identidades, Vivencio se asomó a un abismo insondable, a punto de cometer un terrible e irreparable error. La comprensión de dos palabras vitales le salvaron de un fatal despeñamiento moral.

_______________________

Lo podrás adquirir en BUBOK