Washington DC: Cementerio Nacional de Arlington (II)

 

TUMBA DE JOHN FITZGERALD KENNEDY

Tumba Kennedy

Después del asesinato del Presidente, su viuda, Jacqueline Kennedy, solicitó una llama eterna para su tumba. Ella se inspiró en la llama eterna que hay en la Tumba del Soldado Desconocido en el Arco de Triunfo de París, la cual vieron juntos durante su visita a Francia en 1961.

Los militares que organizaron el funeral inmediatamente aceptaron su petición y se apresuraron en ejecutarla. Por la noche, el Cuerpo de Ingenieros del Ejército preparó una línea de gas en el lugar de la tumba, alimentada por tanques de propano. Al día siguiente, Jacqueline encendió la llama al final del entierro durante el funeral de estado. Ella lo hizo con un cono encendido que le había entregado un soldado, acercándolo al mecanismo de la antorcha, que estaba rodeado de ramas de hoja perenne. La llama eterna brotó inmediatamente, con una llama constante. Se vio en directo por televisión a escala nacional y en otras naciones vía satélite. Los hermanos del presidente, Bobby y Ted, se turnaron simbólicamente en encender la llama de la misma manera que había hecho su cuñada.

Hubo que adecuar el lugar y crear una nueva tumba permanente debido a que el continuo flujo de visitantes que exigió también una pavimentación para que no se embarraran los caminos con la nieve y la lluvia. En 1967, se terminó y para la llama eterna se instaló una línea de gas natural subterránea diseñada y creada por el Instituto Tecnológico de Gas de Chicago.

El nuevo dispositivo se halla en la parte superior de una piedra de granito en la cabecera de la tumba. Produce una continua chispa que vuelve a encender la llama si momentáneamente se extingue por cualquier incidente (como lluvia, nieve o viento). Este dispositivo sopla una corriente de aire continua a la llama, manteniéndola con un color uniforme.

Esta llama es básicamente un símbolo de recuerdo, que mientras esté encendida el pueblo americano seguirá recordando a JFK.

 

TUMBA DEL SOLDADO DESCONOCIDO

Washington DC - Monumento al Soldado desconocido 2

También llamada Tumba de los desconocidos es un recuerdo a los militares estadounidenses que murieron y no pudieron identificarse sus restos.

Una guardia lo custodia permanentemente.

El monumento pesa 72 toneladas y está compuesto de 7 piezas de granito.

Contiene una leyenda que dice:

“Aquí descansa

honrado en gloria

un soldado americano

conocido pero para Dios”.

 

ARLINGTON HOUSE

Arlington House

Esta casa fue el hogar, durante 30 años, del general confederado Robert Edward Lee y su familia, conservándose a su memoria en señal de respeto. Se puede pasear por la casa, por los jardines florecientes, y visitar el museo, que contiene artefactos objetos originales de la familia Lee.

La mansión fue concebida como un monumento vivo a George Washington. Era propiedad y fue construida por su nieto adoptivo, George Washington Parke Custis, hijo de John Parke Custis, hijo de Martha Washington por su primer matrimonio y protegido de George Washington.

(J.A.T.)

Esperamos que haya sido de su agrado el artículo:

Washington DC: Cementerio Nacional de Arlington (II)