La Dehesa extremeña tiene uno de los ecosistemas mejor conservados de Europa con casi  un millón de hectáreas de dehesa. Su explotación está regulada de forma que todos los recursos naturales garanticen su conservación y protección, y que este  entorno único y paraíso ecológico se mantenga inalterable.

La encina con su fruto, la bellota, es la  base alimentaria natural del cerdo y aporta un elevado contenido en ácidos grasos mono insaturados, especialmente oleico, con más del 50% similar al del aceite de oliva, por lo que constituirá un factor muy importante de la DIETA MEDITERRÁNEA.

Hará que la grasa contenida en el jamón tenga unas características CARDIOSALUDABLES reduciendo el colesterol, según estudios avalados por científicos americanos.  No sólo es sabroso y suculento, sino que sus propiedades específicas lo definen como un alimento único en el mundo.

Debido a su proceso de curación, totalmente artesanal y natural, nuestro jamón es un alimento puro y aséptico cuya carne no sufre ningún tipo de manipulación.

El jamón ibérico de bellota es un alimento bajo en calorías y con un gran rico aporte de vitaminas, además de contener un 50% más de proteínas que las carnes frescas.

El jamón ibérico de bellota es algo más que un producto gastronómico, es un delicatessen con innumerables virtudes. Además de ser un placer para nuestro paladar actúa beneficiosamente sobre nuestra salud.

El jamón es antioxidante y tiene un alto contenido en vitamina E. Tomarlo junto al tomate dobla sus efectos beneficiosos. La calidad de la grasa del jamón ibérico de bellota es excelente, predominando en su composición el ácido oleico (con niveles superiores al 50%), característico del aceite de oliva. Esto facilita la producción de HDL (colesterol bueno) en el organismo, reduciendo al mismo tiempo el LDL (colesterol malo)

Por tanto su consumo moderado ayuda a mantener un adecuado nivel de colesterol y previene las enfermedades cardiovasculares.

Ofrece un generoso aporte de vitaminas del grupo B, especialmente la B1 y B2; tan sólo 100 gramos de jamón proporcionan el 24% del consumo diario recomendado de esta vitamina. Es rico en hierro, magnesio, zinc y calcio, pero sobre todo en fósforo, aportando el 30% del consumo diario recomendado. Es un alimento recomendado para dietas hipocalóricas ya que 50 gramos de jamón ibérico de bellota, tan sólo aporta unas 150 kilocalorías.

Con el jamón ibérico de bellota, cuidar tu salud es un placer.

CONTENIDO NUTRICIONAL

(Por cada 100 gramos de Jamón Ibérico de Bellota):

  • Agua: 57,5 g
  • Valor energético: 328 Kcal.
  • Proteína: 28,5 g
  • Grasa: 23,5 g

o     Monoinsaturadas: 14,3 g

o     Saturadas: 8,2 g

o     Poliinsaturadas: 1 g

  • Hidratos de Carbono: 0 g
  • Fibra: 0 g
  • Sodio: 0,9 g

En definitiva, podemos asegurar que el Jamón Ibérico es el mejor complemento alimenticio para toda la familia. Imprescindible en el bocadillo de los más pequeños y como aperitivo en cualquier evento. Un manjar excepcional por su presencia y su sabor, con excelentes propiedades alimentarias y grandes beneficios para salud.

sellos-jamón