Este nuevo mundo digital en el que estamos inmersos forma parte tan intrínseca de nuestra vida que tampoco estaría desacertado decir que somos nosotros los que formamos parte de ella. Dependemos de ella, la hemos hecho imprescindible en nuestra forma de vida…

Si hay que preparar un guiso, acudimos a Internet.

Si hay que hacer un postre, buscamos en Internet.

Si queremos estar informados, ya no es necesario gastarse una pasta en periódicos: tenemos Internet.

Ya no hay que salir corriendo de la playa para ir a ver el partido: desde nuestro móvil podemos verlo.

Como dice un amigo mío: “Hoy ya no hay que discutir. Si hay discrepancias, Internet las resuelve.”

Es cierto que “LA RED” tiene su “lado oscuro”: el mundo de la pornografía y la pederastia, el mundo del terrorismo, las redes sociales mal utilizadas (comentarios blasfemos, homófobos, de menosprecio o insultos, donde se vejan a las personas por su inclinación política, sexual, religiosa o por cualquier otra motivada por el odio y la intolerancia, como la surgida hace algunos días cuando se vejó a una política española por el hecho de quedarse embarazada, lo que motivó que hasta rivales políticos tuvieran que salir al paso para denunciar tal bajeza.

Y si aún todo se utilizase bien, el excesivo tiempo que pasamos “enganchados” a ella también es un problema añadido, especialmente para los más jóvenes, los cuales han perdido y cambiado la comunicación personal por la digital. Baste ver a un grupo de muchachos o muchachas adolescentes reunidos en un parque o en un “McDonald’s”, concentrados y ensimismados con sus iPhone o Smartphone “conversando” a través de WhatsApp con sus amigos, que están sentados a su lado o enfrente… a ¡¡30 centímetros de distancia!!

Pero pese a ello, lo cierto que Internet nos ha abierto un mundo de conocimiento o, al menos, nos lo ha hecho más accesible, estemos donde estemos y hablemos el idioma que hablemos. Esto plantea algunas curiosidades como…

¿Cuál es la web más traducida del mundo?

Cualquiera hubiéramos respondido que Wikipedia, o la página oficial de la ONU; y si pensamos en el campo de ventas, diríamos que la web de Apple, de Microsoft, de Samsung o de alguna otra multinacional.

www.jw.org

Pues no. A día de hoy, la web más traducida es la página JW.ORG (https:\\www.jw.org), de la organización religiosa de los TESTIGOS DE JEHOVÁ, en… ¡¡1.000 idiomas y dialectos y lenguajes de signos!! Para ello, tienen distribuidas por todo el mundo 350 Oficinas Remotas de Traducción (ORT).

Veamos el ranking de idiomas de las webs:

  • Testigos de Jehová: 1.000, con un centenar en lenguajes de signos.
  • Wikipedia: 287
  • Google: 164
  • Apple: 130
  • Samsung: 125
  • Facebook: 97
  • Unión Europea: 24 idiomas oficiales y 2 regionales (galés y catalán)
  • Vaticano: 10

En un artículo de la web Poder Edomex, un erudito en traducción, el Subdirector del Centro de Estudios de Traducción de la Universidad de Viena, Gerhard Budin, expresa que “al analizar el trabajo [de los testigos de Jehová] queda claro que se adhieren a los principios fundamentales de la traducción y que su forma de trabajar es muy práctica.” Y John Yunker, autor de autor de The Web Globalization Report Card, indicó:

“Internet conecta a las computadoras, pero los idiomas conectan a las personas. El sitio de internet JW.ORG muestra un gran respeto por quienes hablan idiomas minoritarios. […] Hasta Facebook, con su sitio en más de 100 idiomas, se queda muy atrás. Si bien www.jw.org ha sido desarrollado gracias al trabajo de voluntarios, ha superado incluso a Wikipedia, el sitio web más popular del mundo alimentado por usuarios, disponible en más de 280 idiomas”.

Pensando en España, podemos visitar esta página, y leer y/o descargar publicaciones y vídeos en nuestras lenguas oficiales: español de España, gallego, euskera, catalán y valenciano, además de la lengua de signos española.

Además, JW.ORG es una página segura y libre de virus, hasta donde se puede. Tal ha sido y es su tráfico que, en los últimos años, varias veces se ha colapsado, lo que corrobora su gran aceptación en todo el mundo. Está recibiendo en la actualidad más de 300.000 visitas diarias, teniendo acceso a lectura online o descarga gratuita sin registrarse a multitud de sus publicaciones: La Biblia, libros, revistas, vídeos y, desde hace unos años, un canal de TV: JW BROADCASTINGLA WEB MÁS TRADUCIDA.

Agradecimiento Logo: www.jw.org
EL OBSERVADOR